La caña perfecta

Para conseguir la caña perfecta sigue estos consejos: 

Es esencial que la copa esté perfectamente limpia. De lo contrario, el gas de la cerveza se quedará adherido a las paredes.

Hay que realizar un pequeño descarte, que consiste en abrir el grifo y dejar caer la primera espuma.

En cuanto al vaso, debe estar inclinado 45 grados y a medida que se va llenando se va girando hasta los 90 grados, momento en que hay que cerrar el grifo.

Cuando estemos en la posición de 90 grados y el grifo cerrado el siguiente paso es abrir el grifo un cuarto, para conseguir una espuma fina. Esta espuma, al salir con muy poca presión, termina convertida en una especie de crema densa y fina. 

Y por último, para que sea LA CAÑA y no una caña cualquiera, tiene que tener tres centímetros de esta espuma.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *